SUSCRÍBETE A NUESTRA LISTA DE DIFUSIÓN
  • Icono social Twitter
DIRECCIÓN

Santurario Diocesano de los Sagrados Corazones

Plaza Padre Juan de Mariana, 1

45002 Toledo

Tlf.: (+34)  925223896

Esta web ha sido creada con la intención de compartir los testimonios, documentos y experiencias vividos en el contacto con el padre Luis María Mendizábal. 

SOBRE NOSOTROS

© 2018 by CLG. Proudly created with Wix.com

Ya tenéis a vuestra disposición el primer boletín informativo de la vida y ministerio del P. Mendizábal. 

 

Si alguien quiere recibir el boletín en papel y necesita que se lo enviemos por correo postal, puede rellenar este formulario: bit.ly/boletinmendizabal​

 

Y si alguien quiere ayudarnos a difundir el boletín, puede escribir a favores@padremendizabal.com para que le enviemos un taquito para repartir entre sus conocidos

Sin prevenir el juicio de la Iglesia, hemos comenzado a recoger los favores recibidos por intercesión del padre Mendizábal, como testimonio de la fama de santidad que va acompañando su recuerdo.

Pueden escribir a...

Los testimonios recibidos serán susceptibles de ser usados para el futurible trabajo de la causa de canonización, en caso de que se abra pasados los cinco años preceptivos desde la muerte del P. Mendizábal, s.i.

COLABORA

Ya tenemos las primeras estampas. Si estás interesado en recibirlas, puedes escribirnos. También ofrecemos la posibilidad de colaborar con estos primeros gastos de difusión haciendo un donativo al siguiente número de cuenta: 

ES51 0075 0248 6006 0654 5624

poniendo como concepto "Pro- Canonización Padre Mendizábal"

Sede de la Causa

En la antigua residencia de los jesuitas en Toledo, actual Santuario Diocesano de los Sagrados Corazones, se conserva la habitación donde vivió el padre Mendizábal con el mismo aspecto. Allí tendrá su sede la postulación y archivo de la causa. 

FAVORES

Tengo una hija embarazada de seis meses y hace, más o menos, un mes asistió a las pruebas rutinarias para comprobar el estado del embarazo. En dichas pruebas nos comunicaron que el bebé tenía la cabeza muy pequeña, para el tiempo que llevaba de gestación, y que era muy posible que el cerebro no se estuviera desarrollando como debiera, con la consiguiente malformación del mismo. Ante tal situación los médicos preguntaron a mi hija y su pareja que si iban a seguir con el embarazo o si por el contrario lo iban a interrumpir, terminando con la vida del bebé. Quedamos, ante tan malas noticias, totalmente consternados, pero mi hija y su pareja, reflexionando profundamente sobre el tema, decidieron que si el Señor así lo quería, pues que tendrían a la niña y la querrían y criarían igual que si estuviera todo normal, con todas sus consecuencias.

 

Por otra parte, en el pueblo donde vivo, tenemos la gran suerte de contar con la presencia y arduo trabajo de dos hermanas de la congregación de la fraternidad reparadora en el corazón de Jesucristo sacerdote. Comenté a ambas hermanas todo el relato anteriormente expuesto y se pusieron al día siguiente a pedir en sus oraciones por mi hija y su bebé. Me entregaron también una estampa del padre Luis María Mendizábal Ostolaza con una oración que debía realizar todos los días para la obtención de favores. Realicé dicha oración, tal como me indicaron las hermanas, y en un par de semanas, tiempo que transcurrió hasta las nuevas pruebas, todo lo que era oscuro en las anteriores, las noticias comenzaron a ofrecernos una luz de esperanza y nos comunicaron que todo estaba normal y que no había posible malformación, aunque sí era cierto que la cabeza estaba algo más pequeña de lo normal, pero que no revestía gravedad en cuanto a la malformación se refiere y que el embarazo seguía su curso normal.

 

Estoy totalmente agradecida a ambas hermanas por sus oraciones y la entrega de la estampa, por las que estoy totalmente convencida, por mi fe, de que han sido la causa de que el embarazo de mi hija siga su curso normal.

 

Un abrazo en el Señor y en María, su Madre Santísima.

En el Aniversario...

Crónica del Funeral en Monzón de Campos (Palencia)

El día 18 de enero de 2019, a las 18:00 horas, en el templo parroquial de Monzón de Campos (Palencia), celebramos la Eucaristía en el primer aniversario del fallecimiento del P. Luis María Mendizábal.

 

Fue una ceremonia muy sencilla, sin canto y con una breve homilía. Presidió la celebración del Párroco D. Eduardo Calvo Sedano y concelebró con él D. Anselmo Bellota Pélaz, sacerdote jubilado natural de este pueblo.

 

Los sacerdotes celebraron la eucaristía con la correspondiente vestimenta litúrgica de color morado y escogieron el formulario de la misa “para el aniversario” del fallecimiento.

 

Al comienzo de la misa, el párroco invitó a todos los fieles a orar por el eterno descanso del P. Mendizábal, sacerdote al que tanto tiene que agradecer la parroquia por la fundación de la congregación de las hermanas que han estado entre nosotros y siguen colaborando en las catequesis de los niños.

 

Durante la homilía, el párroco destacó que el P. Mendizábal fue un sacerdote muy preocupado por los sacerdotes. Estaba convencido de que un sacerdote, si es consciente de lo que significa el sacramento que ha recibido, puede hacer un gran bien a la Iglesia. Uno de los objetivos prioritarios en su vida fue la promoción de una santidad sacerdotal. Es necesario los sacerdotes luchen por ser santos y muy apostólicos.

 

La fundación de las hermanas tiene como objetivo ayudar a los sacerdotes en este cometido de “ser santos” y, desde ahí, desempeñar mejor su labor parroquial. Con su vida de oración y penitencia, y con sus apostolados, intentan hacer más eficaz la labor del sacerdote y, así, le prestan un gran servicio y le ayudan a santificarse.

 

Asimismo, destacó tres rasgos de la espiritualidad del Padre:

 

1.- Su devoción a la humanidad de Cristo: la meditación de la vida del Señor, por medio de los Evangelios, considerando su pasión, muerte y resurrección, su misericordia con los enfermos, etc.

 

2.- Su devoción a la Eucaristía: en el Sagrario está todo un Dios vivo, que nos espera y ama, que tiene corazón. La celebración de la Misa y la adoración del Señor en la Sagrada Hostia, son como dos grandes motores imprescindibles para el encuentro con Cristo y nuestra conversión a él.

 

3.- Su amor a la Iglesia: También descubría a Cristo en la Iglesia, y por eso la amaba y se puso a su servicio. En ella está Cristo vivo, que nos pide de beber. La entrega servicial a la Iglesia, es la entrega al mismo Cristo.

 

Al acabar la misa, como es práctica habitual en la parroquia en las misas del aniversario de los difuntos, rezamos por él un responso.

[En la Imagen, el Funeral de Bergara, su pueblo natal]